“Los servicios en Internet y quedarse en la casa nunca podrán sustituir la asistencia personal a los servicios y la atmósfera espiritual en la Casa del Señor.”